Cómo notar, al respirar, que ya no estás en una habitación cerrada

Al Respirar - Vetusta Morla

Y al respirar, ya no estás en una habitación cerrada:

Cuando el aire entre por fin por la ventana, quédate quieto, callado, inmóvil, como si no estuvieras. No gesticules. No hagas muecas tontas. No te emociones. No lo ahuyentes. Luego inspira. Mucho. Fuerte. Hasta el límite de tus pulmones.  Ahora suéltalo. Respira. Vuelves a ser tú. Vive. Vuelve. Vuelves…

 

Al Respirar – Vetusta Morla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.