Menu
Al Respirar – Vetusta Morla

Cómo notar, al respirar, que ya no estás en una habitación cerrada

Valora este post

Y al respirar, ya no estás en una habitación cerrada:

Cuando el aire entre por fin por la ventana, quédate quieto, callado, inmóvil, como si no estuvieras. No gesticules. No hagas muecas tontas. No te emociones. No lo ahuyentes. Luego inspira. Mucho. Fuerte. Hasta el límite de tus pulmones.  Ahora suéltalo. Respira. Vuelves a ser tú. Vive. Vuelve. Vuelves…

 

Al Respirar – Vetusta Morla

Nacho Gallego Godín

Periodista. Especializado en Marketing de Contenidos. Estrategias SEO. Marketing Online. Copywritter. Storytelling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *