Menu
Tango Por Una Cabeza

En un plato rojo de loza vieja

En un plato rojo de loza vieja
Valora este post

 

Propongo llamarte cada día hasta que consigas olvidarme.

Propongo enseñarte las estrellas todas las noches de lluvia.

Propongo que nos riamos juntos entre gritos histéricos de tristeza.

Propongo hacerte feliz para que me puedas odiar cada amanecer.

Propongo serte infiel cuando pasemos la tarde tumbados en el sofá.

Propongo que mueras por mí clavándome un puñal de Morgul.

Propongo estar juntos para siempre y que me dejes en la almohada tu carta de despedida.

Propongo envejecer juntos a lo James Dean.

Propongo mentirte cuando te jure la verdad.

Propongo que des un portazo cuando te dé la razón.

Propongo que te enamores de mí cuando tires mis maletas por la ventana.

Propongo que huyas a mi lado de la cama cuando estés harta de mí.

Propongo que mis penas te provoquen carcajadas.

Propongo que beses otra piel cada vez que me quieras jurar fidelidad.

Propongo enseñarte a vivir sin ti.

Propongo no acordarme de tus ojos mientras me enamoro de tus pupilas.

Propongo no estar a tu lado cuando más me necesites.

Propongo que te escondas por las calles de noche cuando te busque para decirte que te quiero.

Propongo escapar cuando te encuentre.

Propongo besarte en los labios cada vez que me des la espalda.

Propongo acortarte la vida en cada abrazo que no te dé…

Los dos firmaron aquel papel y lo pusieron en un plato rojo de loza vieja.
Luego lo quemaron, y en otro papel, propusieron que fuera el tiempo quien decidiera qué sería de ellos. Lo guardaron en un cajón y se durmieron. El futuro, como el tango, nunca se llega a dominar, sólo podemos dejarnos llevar por él.

Nacho Gallego Godín

Periodista. Especializado en Marketing de Contenidos. Estrategias SEO. Marketing Online. Copywritter. Storytelling.

This Post Has 4 Comments
  1. Muchas gracias a las tres! Casas, ya he visto que te has suscrito… Gracias!
    Gemma, he tardado porque no quería tener un blog más. Hasta que no he tenido claro lo que quería no lo he querido empezar.
    Rosa… Tú sabes mucho de mi no blog. A ti te respondo sin palabras que te lo tengo todo muy dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *